Seleccionar página

Noticias

 

 

Novedades Frumecar

¿Cómo funciona una planta de hormigón?

por | Sep 8, 2021 | Concrete | 0 Comentarios

Se oye a menudo en la industria de la construcción la expresión «planta de hormigón» y todo el mundo imagina, correctamente, que tiene que ver con la elaboración del hormigón. Pero no todos conocen cómo funciona una planta. Aquí le explicaremos los fundamentos básicos de su funcionamiento y sus partes. Cuando termine de leer este post tendrá una idea más clara de cómo se produce la mayor parte del concreto que se consume en el planeta.

Una planta es una manera metódica y eficiente de producir un bien. Una planta de hormigón es, por lo tanto, una instalación en donde se transforman en hormigón sus componentes básicos —cemento, agua y áridos— con un sistema estructurado, planificado y eficiente.

La construcción ha evolucionado enormemente durante este siglo; estamos lejos ya de esos tiempos en los que el hormigón se producía exclusivamente en pequeñas hormigoneras a pie de obra o en camiones que llevaban el cemento desde sus puntos de fabricación, lo mezclaban con agua y arena, y lo transportaban al lugar en donde finalmente se utilizaba.

Ahora, la producción de hormigón responde, no solo a la creciente complejidad del sector de la construcción, sino al progresivo aumento de las regulaciones internacionales, estatales y locales. Por eso, ahora existen tantos tipos de plantas: para acomodarse a las necesidades específicas de cada proyecto de construcción y para cumplir con los estándares legales y medioambientales de cada zona y país.

Las plantas de hormigón se disponen en el espacio como unos itinerarios que cada ingrediente recorre de manera independiente hasta un punto final, en el que se combina con el resto de los componentes y sale de la planta en forma de hormigón elaborado. Hay plantas en las que solo se hace parte del proceso. En ellas, se transportan los materiales en sus proporciones precisas a un camión hormigonera, en donde se realiza el amasado del producto. Se las llama plantas dosificadoras o plantas de vía seca.

En este post explicaremos como funciona una planta completa, también llamada planta mezcladora o planta de vía húmeda.

El esquema que aparece inmediatamente arriba de este párrafo le ayudará a comprender cómo se elabora el hormigón en planta.

En un extremo, se suelen colocar los depósitos, en donde se almacenan las arenas y las gravas en espera de ser utilizadas (conviene tener en cuenta que los áridos —como también se los conoce— forman más de dos tercios de la mayoría de los tipos hormigón).  A esos depósitos se los llama específicamente tolvas y el proceso de almacenaje en ellas se denomina acopio. El acopio se realiza con palas cargadoras o con cintas que van de los camiones de arena a las tolvas.

A continuación, mediante un sistema de pesaje formado por una tolva-cinta pesadora, los diferentes áridos se dosifican según la formulación seleccionada. Después, otra cinta transportadora los introduce en la mezcladora para el proceso de amasado, en espera a que se depositen posteriormente el cemento y el agua.

En el otro extremo, se almacena el cemento en silos.  El circuito del cemento debe ser totalmente estanco para evitar su hidratación antes de llegar a la mezcladora, lo que podría afectar a su principal propiedad: la de conglomerante, reaccionar químicamente con el agua y con la arena para crear una masa compacta. En un hormigón estándar, el cemento es alrededor de un tercio, o menos, del concreto resultante.

Por medio de sinfines, el cemento es elevado a una báscula de cemento para determinar la proporción correcta, cuyo contenido posteriormente se verterá en la mezcladora junto a las gravas y las arenas.

Por último, se introduce el agua mediante una bomba de impulsión situada en la base de la mezcladora y a través de tuberías conectadas con la fuente de suministro correspondiente. Entonces empieza el trabajo de las mezcladoras que, con un sistema de palas o hélices, amasan la mezcla hasta conseguir el perfecto combinado de todos los elementos. Al finalizar, se libera el contenido por su parte inferior, normalmente a una hormigonera, que traslada el contenido en buenas condiciones de amasado hasta su destino final.

Hay que mencionar que algunos hormigones requieren elementos adicionales —de ahí el nombre de aditivos— para modificar las características del hormigón: que sea más plástico o rígido, que sea poroso o impermeable al agua, que fragüe con mayor o menos rapidez o que sea más resistente o más flexible. Estos componentes, que suelen ser una proporción muy pequeña (sobre 2 %) del total, son almacenados, pesados y movidos a la mezcladora por una ruta diferente a la de los ingredientes básicos.

Así es, en términos generales, cómo funciona una planta de hormigón. Ahora que conoce los fundamentos de una planta, estará más preparado para adquirir la que más convenga a su negocio.

Frumecar dispone de un extenso catálogo de plantas para adecuarse a las necesidades de cada obra, de cada cliente y de cada empresa que requiera hormigón. Nuestro equipo estará encantado en responder a sus preguntas y resolver sus dudas. Puede contactar con él a través de este enlace.

Para no perderse ninguna novedad

Política de privacidad

Contact

  • C/ Venezuela P.17/10 Polígono Industrial Oeste 30169 Murcia (España)
  • +34 968 89 00 00
  • +34 968 89 07 77
  • frumecar@frumecar.com
Linkedin YOUTUBE Facebook