Seleccionar página

Noticias

 

 

Novedades Frumecar

La hormigonera: la que transporta y garantiza el buen estado del hormigón y la imagen de su empresa

por | Jun 10, 2021 | Concrete, Hormigoneras | 0 Comentarios

Hay que prestar atención a las primeras impresiones. Como se suele decir, solo se tiene una oportunidad de causar una primera buena impresión. Y la primera imagen que tanto los profesionales, como el cliente —e incluso el profano— suelen tener de una empresa de hormigón es la hormigonera. Por eso hay que ocuparse de que nuestros camiones estén en perfecto estado de uso y que disfruten de una limpieza constante.

La hormigonera es el símbolo y la representación de nuestra empresa. Al ser el medio de transporte del hormigón a la obra es el elemento de contacto visual más inmediato entre la empresa y el usuario final del hormigón. Por eso es crucial que se tenga un escrupuloso mantenimiento de todas sus partes y que se limpie antes e inmediatamente después de su uso. El perfecto estado de la hormigonera es la principal garantía, no solo de la calidad del hormigón y la prolongación de la vida útil de la misma, sino de la percepción positiva del cliente.

El conductor de la hormigonera es su principal recurso

El operario/conductor de la hormigonera tiene por lo tanto un papel protagonista. Su primera tarea antes de salir será revisar el camión y los dispositivos de seguridad. Esto incluye el estado de los neumáticos, los espejos retrovisores, la cámara que nos ayuda a maniobrar, y cuando el camión se mueve para atrás, las luces y el sonido indicadores de la marcha atrás. Por supuesto, también se cerciorará del correcto funcionamiento de los intermitentes, de las luces delanteras y traseras.

Cuando se llega a destino, la hormigonera toma protagonismo. De hecho, de las diversas maneras de verter el hormigón en la obra, una de ellas es hacerlo directamente al encofrado desde la hormigonera por una canaleta. Tal operación cobra una importancia doble, técnica y de imagen, que hay que tener siempre presente, y en la que está en juego tanto la operación en sí misma —que el hormigón llegue en perfectas condiciones a su destino final— como el prestigio de la marca.

El operario de la hormigonera debe procurar colocar el camión tan cerca como sea posible del encofrado. Debe además atender a dos aspectos cruciales: que hay espacio suficiente y que se dispone de una correcta accesibilidad —que es posible acceder con el camión, y que se reúnen las condiciones para que las maniobras se realicen con fluidez—. 

La revisión y la limpieza de la hormigonera: garantía de un buen funcionamiento

Pero el trabajo de la hormigonera no termina aquí. Una vez entregado el hormigón hay que asegurarse de que la cubeta se vacía y se limpia completamente. Ante todo, hay que evitar que el hormigón se fragüe dentro. Lo ideal es que la obra disponga de una zona de lavado, pero esto no siempre es posible. En tal caso, una solución es vaciar completamente el depósito del agua sobre la cubeta para diluir el hormigón en espera de llegar a la planta y efectuar un vaciado y limpieza íntegros.

De vuelta en la planta la prioridad es el lavado de la cubeta. Hay dos motivos: el primero es para limitar el volumen de hormigón endurecido. El segundo es para evitar que se mezcle el hormigón que se acaba de transportar con el que se llenará a continuación. A veces no coinciden y puede que las propiedades de uno interfieran con la calidad del otro. Antes de terminar, no se debe olvidar rellenar el depósito de agua. La hormigonera debe ser aparcada en su lugar y revisada para que a la mañana siguiente esté en perfectas condiciones de servicio, sin perjuicio de que antes de usarla habrá que volver a hacer la pertinente revisión.

En resumen una hormigonera en perfecto estado cuida de nuestra empresa y de su labor. Y lo hace principalmente en 3 aspectos:

  • La seguridad

Una atención prioritaria al mantenimiento evita problemas, como por ejemplo la sobrecarga del camión, principalmente por el exceso de peso que originan los restos sólidos incrustados. Esto pone en riesgo la seguridad del camión en la carretera al poner más presión de la debida sobre el sistema de frenado.

  • El elemento financiero

También repercute en la situación financiera de la empresa. Una hormigonera en buen estado alargará su vida útil haciendo que no tengamos que hacer una mayor inversión en ella, además si fuera el caso,  puede ser revendida con facilidad favoreciendo la recuperación de buena parte de la inversión hecha en su compra.

  • La imagen de marca

Por último, aunque no por ello menos importante, la imagen de nuestras hormigoneras traslada automáticamente a la mente del cliente la imagen de nuestra empresa.

En Frumecar tenemos una amplia gama de hormigoneras para cubrir todas sus necesidades: hormigoneras sobre camión, hormigoneras semirremolque y hormigoneras aligeradas y especiales. Todas diseñadas con un claro objetivo: facilitarle el trabajo.

“CERO PROBLEMAS, TIEMPOS MÍNIMOS DE MANTENIMIENTO Y VARIEDAD DE MODELOS Y OPCIONES PARA QUE ENCUENTRE LA HORMIGONERA EXACTA PARA SUS NECESIDADES”, si quiere ampliar información sobre las hormigoneras Frumecar pinche aquí.

Para no perderse ninguna novedad

Política de privacidad